Oct 12 2017 - 15:08

Estados Unidos abandona la Unesco por su “tendencia ideológica anti-israelí”

La decisión fue imitada poco después por Netanyahu

Estados Unidos anunció hoy su retiro de la Unesco por considerar que tiene una tendencia ideológica anti israelí y necesita una “reforma fundamental”, una decisión que fue imitada poco después por el gobierno de Israel y que se temía desde que la agencia de educación y patrimonio histórico de la ONU aceptara a Palestina como Estado miembro en 2011. 

El primer ministro Benjamin Netanyahu dio instrucciones a la Cancillería de su país para comenzar a tramitar la salida oficial de la Unesco, según un comunicado, citado por el diario Haaretz.

La decisión de Netanyahu parece ser una respuesta a la de su aliado, el presidente Donald Trump. 

"Esta decisión no se tomó a la ligera y refleja las preocupaciones de los Estados Unidos con los crecientes atrasos en los pagos en la Unesco, la necesidad de una reforma fundamental en la organización y la tendencia anti Israel continua”, aseguró la vocera del Departamento de Estado norteamericano, Heather Nauert.

El comunicado agregó que la retirada se concretará el 31 de diciembre de 2018, fecha a partir de la cual Washington espera poder establecer una misión permanente como país “observador” ante el organismo para “aportar opiniones, perspectivas y conocimientos especializados”.

Estados Unidos ya había dejado de aportar su parte en el presupuesto de la Unesco en 2011, luego que la agencia aceptara a Palestina como Estado miembro. Según una ley norteamericana, el gobierno no puede financiar agencias de la ONU u organizaciones internacionales que reconozcan unilateralmente a Palestina, sin un acuerdo de paz previo con Israel. 

Poco después de conocerse la decisión estadounidense, la responsable de la Unesco, Irina Bokova, lamentó “profundamente” que Washington abandone la agencia en un momento en que “la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio”.

Bokova, que dejará el cargo en noviembre próximo, se mostró afligida por la retirada estadounidense que implica “una pérdida para la Unesco, una pérdida para la familia de Naciones Unidas y una pérdida para el multilateralismo”.

Sin embargo, la búlgara -que fue candidata a secretaria general de la ONU el año pasado- señaló que su trabajó en la agencia todavía “no ha terminado” y aseguró que redoblará la apuesta “para construir un siglo XXI más justo, pacífico y equitativo”, con “el liderazgo de todos los Estados”, informó la agencia de noticias EFE.

Bokova, que estuvo 8 años al frente del organismo, recordó cuando en 2011, tras el ingreso de Palestina a la organización, Estados Unidos retiró sus aportes.

"Nunca la Unesco había sido tan importante para Estados Unidos ni Estados Unidos para la Unesco”, aseguró la diplomática y explicó que pese al congelamiento de los fondos, Estados Unidos y la Unesco “profundizaron” la asociación, “que nunca había sido tan fuerte”.

El de Donald Trump es el segundo gobierno de Estados Unidos que abandona esa agencia de la ONU, a la que consideran contraria a las políticas estadounidenses y al que le deben 500 millones de dólares en aportes atrasados, luego de frenar sus aportes en 2011.

El gobierno del ex presidente Ronald Reagan, también republicano, sacó al país de la agencia en la década de 1980 por considerarla demasiada cercana a visiones o ideas del campo socialista, en momentos donde la Guerra Fría aún dividía al mundo. 

Esa decisión recién fue revertida dos décadas después cuando el ex mandatario George W. Bush llegó a la Casa Blanca y Estados Unidos dominaba en solitario el mundo.

Mientras el gobierno de Trump fue claro hoy al afirmar que tomó su decisión por considerar a la Unesco como una agencia con posiciones “anti Israel”, Foreign Policy, la revista especializada que anticipó esta mañana la noticia, agregó que la Casa Blanca está especialmente molestar por una serie de recientes resoluciones contra la política de ocupación militar y colonización de Israel sobre los territorios palestinas.

Asimismo, fuentes del gobierno de Estados Unidos que hablaron bajo condición de anonimato aseguraron que la en la Casa Blanca están enojados por las resoluciones de la Unesco que niegan las conexiones judías con sitios sagrados así como las referencias a Israel como “potencia ocupante”. 

En julio pasado, la Unesco adoptó una resolución en la que se negó todo vínculo entre el Monte del Templo de Jerusalén y el judaísmo, limitándose a considerarlo como la Explanada de las Mezquitas, uno de los lugares de culto musulmán más importantes del mundo que hace tiempo está en el epicentro del conflicto israelí-palestino.

image_print