Oct 12 2017 - 10:11

El mercado prefiere bonos con Badlar antes que tasa fija

El Gobierno tuvo que declarar desierta la licitación a 16% en pesos

Mariano Boettner
@MarianoBoettner
mboettner@diariobae.com

El mercado mandó un mensaje en la licitación de bonos en pesos de ayer: espera que las tasas se mantendrán altas y que la inflación no bajará al ritmo que espera el Gobierno. Los inversores se volcaron masivamente al título en pesos atado a la tasa Badlar más 200 puntos básicos, mientras que por baja demanda, la licitación del bono a 2023 a tasa fija de 16% fue declarada desierta. El Ministerio de Finanzas se hizo del equivalente a poco menos de $1.300 millones para completar el programa financiero, al que todavía le resta una salida al mercado internacional en euros.

El Gobierno logró licitar uno de los dos bonos en pesos que ofreció al mercado, por $22.540 millones atados a la tasa Badlar, pero tuvo que declarar desierta la subasta la ampliación de un bono a tasa fija del 16% a 2023. La demanda de los inversores por el título atado a la tasa bancaria fue de 28.500 millones, por lo que fue adjudicada la mayor parte. Por el Bonte 2023 hubo ofertas por 3.715 millones.

Para el analista financiero Rubén Pasquali, de Mayoral, “no es una buena señal del mercado. Esto indica que los inversores todavía prefieren quedarse en una tasa variable como Badlar, que está hoy al 22%, que pasarse a una tasa fija a pesar de que sea un bono más largo. Si el mercado esperara que la tasa comenzara a bajar producto de una baja de la inflación, probablemente el bono a tasa fija tendría que haber tenido mayor demanda. Los datos de inflación de los últimos días fueron más alto de lo esperado”, comentó.

En los próximos días el Ministerio de Finanzas presentará el programa financiero de 2018, en el que buscará poder emitir el 60% en el mercado local. La hoja de ruta financiera del año próximo buscará cubrir unos 30.000 millones de dólares, según se explicó oficialmente, aunque esa cuenta no incluye la refinanciación de las Letras del Tesoro y 4.200 millones de dólares que tendrá que devolver el Estado del préstamo repo que concretó este año. En rigor, incluirá financiamiento del déficit primario por poco más de 17.000 millones de dólares e intereses por 11.000 millones. Por otra parte, de acuerdo a información publicada por Finanzas, también enfrentará vencimientos de capital por 17.000 millones durante 2018, principalmente el vencimiento final del Bonar 18 por 3.374 millones y Letes.

image_print