Oct 02 2017 - 9:40:

No es la política ni la economía

Panorama político

Gabriela Granata
@Gabigranata 

La campaña legislativa se convirtió en una obra de pocos actores. La ley electoral que impone un piso del 1,5% de los votos para poder competir en las generales achicó considerablemente las opciones: 5 fuerzas de 17 que se presentaron pasaron el filtro en la provincia de Buenos Aires; y 6 de 16 lo hicieron en en la Capital Federal. La alta polarización bonaerense y la gran ventaja que obtuvo el oficialismo en la ciudad de Buenos Aires redujeron aún más la circulación del discurso y de la expectativa política a muchos menos participantes, que se están moviendo con algunas diferencias respecto a los roles que mostraron en las PASO.

Más del 40% que votó a Bullrich dijo que lo hizo influido por Macri

La hiperpresencia de María Eugenia Vidal como electora fue desplazada por la actividad del presidente Mauricio Macri. Los números le indican que es el camino para fortalecer una curva de crecimiento hacia los candidatos de Cambiemos y particularmente, la figura de Esteban Bullrich, primer postulante a senador nacional. Una encuesta del Grupo de Opinión Pública (GOP) difundida en la última semana revela que Macri fue más influyente en la decisión de votar a Bullrich, con un 40,7% frente a Vidal, que orientó el 33% de las decisiones. También hay un 22,5% que dice haber votado al ex ministro de Educación por su figura, sin poner como primer elemento la influencia de los referentes nacionales.

El oficialismo tiene a su favor que puede procesar las variantes de campaña con varias figuras para mostrar que fue construyendo con paciencia. En la provincia de Buenos Aires está muy claro que cada candidato en los primeros lugares de las listas tienen un perfil diferenciado. Graciela Ocaña; Héctor "Toty" Flores, referente de sectores sociales y de Carrió y Guillermo Montenegro, ex ministro de Seguridad, le da tema propio a cada uno. Y donde no alcanzan, allí están Macri y Vidal para apuntalar.

Como contrapartida, la campaña de Cristina Fernández parece moverse en un territorio de soledad. El peronismo le pasa factura de tres pecados capitales: ser candidata; serlo por una alianza por fuera del Partido Justicialista y haber reproducido el círculo íntimo en sus listas. Encima, tiene hoy más votos que cualquier otro dirigente del peronismo.

La expresidenta dio un giro discursivo en su entrevista por Crónica TV. Entró y salió de temas más livianos pero cambió el tono en los casos judiciales: dura contra las causas que involucran a sus hijos, Máximo y Florencia Kirchner; y acotando la responsabilidad del Gobierno en la tragedia de Once. Cristina tiene varias causas en trámite en su contra: dólar futuro, Los Sauces, Hotesur, obras públicas de Austral. La Justicia metida en la campaña sólo puede traerle malas noticias.

image_print