Sep 14 2017 - 9:26:

Los proveedores locales no logran pisar fuerte en los nuevos proyectos de energías renovables

Hasta el momento se registra una baja integración de componentes nacionales

Gustavo Grimaldi
@gusarigri
ggrimaldi@diariobae.com

Cuando hace dos años, el Gobierno lanzó la Ronda 1 del Programa RenovAr, proyectaba compras de equipamientos y componentes nacionales por casi u$s1.000 millones.

Los contratos con CAMMESA propuestos por la licitación son a quince años

Sin embargo, la realidad hoy es otra. "Las empresas nacionales se van a ir consolidando de a poco pero la realidad es que hoy tienen que competir con proveedores internacionales que traen los propios inversores y se les hace difícil", le explica a BAE Negocios, Andrés Di Pelino, vocero del Centro de Estudio de la Regulación Económica de los Servicios Públicos (CERES), que funciona bajo la órbita de la Universidad de Belgrano.

Los números son claros. Un tercio de los proyectos adjudicados hasta el momento no priorizaron la incorporación de componentes nacionales. De los 59 proyectos que pasaron la revisión técnica, apenas 19 propusieron una integración de componentes nacionales superior al 30%, el valor de participación mínimo que permite acceder a los beneficios impositivos de la ley 27.191.

A criterio del directivo, las expectativas que tenía el Gobierno de que, a fin de este año, el 8% de la matriz energética provenga de fuentes renovables, está lejos de alcanzarse. "Hoy no llegamos ni al 2 por ciento", confirma.

Si bien es cierto que la producción de energía eléctrica de fuentes alternativas aumentó un 78% entre 2011 y 2016, pasando de 1.500 GWh a 2.600 GWh, su participación actual sobre la oferta total se encuentra en torno al 1,9 por ciento.
Precio
Ministerio de Energía y Minería adjudicó, desde 2016, un total de 59 proyectos por 2.424,6 megavatios de capacidad instalada. Para el CERES, tanto el número como los precios medios ofertados (u$s56,20 por MWh en el caso de la energía eólica y 57 dólares en el de la solar-fotovoltaica) representan un logro, si se considera que el costo medio actual de la energía eléctrica en el Sistema Interconectado Nacional es de 73 dólares por MWh. "Los precios de oferta resultan cuatro veces más baratos que los que pagaba el Estado a fines de 2015: 240 dólares por MWh a iniciativas de energía solar-fotovoltaica y 120 dólares, a proyectos de energía eólica", indica un documento del centro de estudios.
A su vez, el precio medio por MWh de las energías de fuente eólica está en sintonía con los adjudicados en Brasil y Uruguay (u$s61 y 63,50 dólares, respectivamente), y el de la energía solar se encuentra incluso por debajo de esos países (u$s99 y u$s86,60), aunque es superior a los pactados en México, Chile y Perú, con u$s33,50; u$s47,60 y u$s48,50.

Los especialistas indican que uno de los principales factores que inciden en una diferencia de precios desfavorable a la Argentina es el costo de financiamiento nacional e internacional que enfrentan los proyectos, con tasas alrededor de 6% superiores al resto de los países de la región.

Otras variables de importancia, agregan, son la estructura impositiva y que los contratos con CAMMESA propuestos por la licitación son a quince años, mientras que en otros países de la región se extienden por veinte años. Esta diferencia reduce el tiempo de recupero del capital, lo que repercute directamente en los precios.

image_print