Sep 12 2017 - 20:51

Carlos Slim da otro paso para ingresar en el negocio de la televisión argentina

El Gobierno le aprobó una modificación estatutaria

En las últimas horas, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), regulador de las telecomunicaciones argentinas, aprobó una modificación de América Móvil Argentina a sus estatutos corporativos, que habilitan a la compañía su ingreso al mercado del video y la televisión de paga en el país.

Las operadoras móviles podrán entrar en el mercado de la TV paga desde enero del 2018

De esta manera, la filial de América Móvil se acerca más a ese negocio con la posibilidad legal y regulatoria que tendrá a partir de enero del 2018 para ofrecer un producto de TV paga, incluso combinado con servicios de telefonía móvil, fija e Internet.

En síntesis, el Enacom autorizó a Claro y a AMX Argentina, filiales de América Móvil, la modificación de su razón social, a su vez aprobada por el directorio de la empresa en 2015.

En la nueva descripción de actividades de AMX Argentina se incluye la "prestación de servicios de tecnología de la información y las Comunicaciones (TIC), sean servicios fijos, móviles, alámbricos, inalámbricos o cualquier otro. Estos servicios comprenderán todas y cualesquiera de las modalidades, sistemas (actuales o futuros) de esas prestaciones", señala América Economía.

Los concesionarios de las telecomunicaciones móviles podrán ingresar al mercado de la TV paga desde enero del 2018, salvo a través de plataformas satelitales, con lo que la aceptación del Enacom a las modificaciones de sus estatus es un logro para AMX en su intención de ofrecer un producto de cuádruple play en territorio argentino.

Además de América Móvil, el decreto presidencial habilita a Telefónica y Telecom a dar TV por cable, y Cablevisión (Grupo Clarín) se convertirá en el cuarto operador de movilidad 4G, de la mano de Nextel. Además, DirecTV (AT&T) podrá seguir comercializando acceso a Internet y expandirse en ese mercado.

La apertura total del mercado tendrá una restricción para las localidades de menos de 80.000 habitantes, con el objetivo de proteger a las pyme de telecomunicaciones de esas zonas.

A su vez, las pyme de telecomunicaciones que actúen en poblaciones de menos de 50.000 habitantes estarían eximidas de pagar el 1% para el fondo de Servicio Universal (SU) al que están obligadas a fin de que reinviertan ese mismo monto en expandir su infraestructura y mejorar la calidad de sus servicios en las zonas de influencia.


Competencia
El mercado de las telecomunicaciones, desde su apertura, allá por el 2000, encaró una incipiente competencia. Pero luego de la crisis de 2001 y con la llegada del kirchnerismo quedaron muchos aspectos pendientes por resolver. La competencia apenas se produjo en algunas zonas más densamente pobladas o de mayor poder adquisitivo y no por impulso del Estado sino por interés propio de las empresas que veían la posibilidad de su rédito económico.

El beneficio de la competencia, básicamente mejor calidad de servicio a precios accesibles, no llegó a los sectores socioeconómicos medios o bajos, que deberían ser los principales beneficiarios de un mercado más abierto en todos los segmentos de las telecomunicaciones.

image_print