Sep 14 2017 - 9:47:

Netflix busca generar una biblioteca exclusiva antes de que las majors salten al SVOD

Multiplica la inversión en contenido original y creación de marca

Leonardo M. D’Espósito
@despoleo
ldesposito@diariobae.com

El título de la nota, aparecida en Variety, puede despertar un vértigo absoluto para los exiguos presupuestos de países periféricos como el nuestro: "Netflix podría gastar hasta u$s20 millones por hora de contenido original". La cuestión parte de una declaración realizada hace varios meses por Reed Hastings, el CEO de la empresa, en Nueva York, explicando que Hollywood, hoy, gastaba alrededor de u$s100 millones por cada hora de contenido (claro que se refería a los grandes blockbusters). Mientras que la TV premium y over the top (digamos HBO, por ejemplo, digamos Game of Thrones), gasta alrededor de u$s10 millones por cada hora de contenido (divida el costo total de una temporada de la serie por cantidad de capítulos...). Y admitía que el horizonte para una nueva TV de calidad sería pensar en contenidos que costasen u$s20 millones por cada hora. Es decir, cinco veces menos que Hollywood aunque el doble de la TV más cara de hoy.

El ecosistema que viene implica el salto al SVOD de los grandes estudios de Hollywood

Detrás de esto, hay una declaración rimbombante que habla del poder económico de Netflix, que tiene 104 millones de suscriptores en todo el mundo que pagan un promedio de u$s10 por mes. Pero la firma está ampliando su producción de contenidos por una cifra cercana a los u$s7.000 millones para el próximo año, y mucho de ese dinero proviene de créditos que se amortizan en varios años. Las ganancias, por lo tanto, son menores de lo que cabría esperar con tal audiencia global.

La apuesta real -y este es el campo de batalla que viene- es construir una sólida biblioteca de contenidos propios que creen su poder de marca desde Netflix y que luego puedan licenciarse a otros sistemas de difusión. Eso es lo que la firma está construyendo: una biblioteca propia que ya no dependa de Hollywood, los canales tradicionales o marcas previamente establecidas en el mundo audiovisual. De allí su compra de una empresa de cómics (Millarworld, de Mark Millar) o su acuerdo con Marvel por The Defenders. Esto es paralelo al cierre del pacto de distribución con Disney, que lanza su propio SVOD en 2019.

Dicho de otro modo: Netflix se adelanta al nuevo ecosistema, consistente en que cada productora con gran librería (Warner -o Turner-, Disney, Sony, etcétera) tengan cada uno su propio SVOD con material exclusivo. Esa es la inversión de la firma que hoy fija -se verá por cuánto tiempo más- el estándar en el rubro: posicionar su propio contenido antes de que las majors salten decisivamente a la cancha. Que no será dentro de demasiado tiempo. Las billeteras amplias también tienen un límite, y se los coloca la audiencia real, esa que todavía no se toma en cuenta.

image_print