Sep 11 2017 - 1:29:

Fuera de la agenda, las inundaciones hacen estragos

Panorama económico

Fernando Alonso
@FLA830

Seguramente esta semana se conocerán los números que dejó el fuerte temporal que se abate sobre gran parte del país y que, por la acumulación de agua caída en las últimas semanas, genera el anegamiento de campos con el consiguiente daño a la producción agrícola y ganadera. La zona núcleo de la provincia de Buenos Aires está entre las más afectadas. Fotografías y videos de rutas cortadas y cascos y vacunos aislados por las aguas circuló a lo largo de todo el fin de semana por las redes sociales. Fue una competencia desigual con las imágenes de los destrozos que genera el huracán Irma en su paso por islas del Caribe y ahora entrando en La Florida. Hay más sensacionalismo en casas voladas y barrios anegados y las noticias sobre las órdenes de evacuar Miami se difunden una y otra vez por medios nacionales desde hace varias jornadas. Especular acerca de por qué tanta preocupación por las inundaciones lejanas y tan poca por las locales fue parte, también, de la grieta.


Difundidas o no, varias rutas (nacionales, provinciales y caminos rurales) bonaerenses están cortadas al tránsito, paralizando la actividad productiva en la zona más rica del país.

El gobierno bonaerense anunció la semana pasada otra millonaria inversión para el ordenamiento hídrico de la cuenca del Salado por u$s1.100 millones a aportar por Nación, provincia y el Banco Interamericano de Desarrollo. Está anunciado que dentro de diez días se inaugurará un tramo de las obras, pero los más significativos recién arrancarán en 2018 y se extenderán hasta 2021. Si las inundaciones se mantienen en el actual nivel, es difícil pensar que la gobernadora María Eugenia Vidal se atreva a inaugurar obras que no tienen ningún sentido en la práctica, salvo sacar el agua de un pueblo y llevarla a otro.

En el último informe realizado por Carbap, se reveló que 25% de la producción agrícola y 34% del stock vacuno a nivel nacional fueron dañados por las inundaciones. En ese momento, antes de las últimas tormentas, existían poco más de 5,5 millones de hectáreas anegadas y al menos 2,5 millones de hectáreas afectadas indirectamente, ya sea por problemas de acceso o napas altas y falta de piso.

Las consecuencias de este nuevo temporal se reflejarán, seguramente, esta semana en una suba de precios de productos agricologanaderos. Algunos festejarán que la suba del valor de la soja, el maíz o el trigo significará mayores ingresos fiscales por retenciones. Otros criticarán que el incremento del precio del ganado en pie en Liniers, que se utiliza de referencia para todo el país y se planteará la ineficiencia o avaricia de los productores. Pero la única discusión que hay que dar es sobre un plan de mejoramiento inmediato de caminos y alcantarillados que permita sortear esta emergencia y esperar que pase la corriente de El Niño, ya que las obras contra las inundaciones estarán lista para cuando llegue La Niña y empiece la etapa de sequía.

image_print