Ago 03 2017 - 10:06

Cerebro, velocidad y tiempo: sistemas de supervivencia

Mecanismos que son esenciales para una rápida capacidad de reacción

Ignacio Brusco
@brusco_N
Especial para BAE Negocios

"Si el espacio es infinito
estamos en cualquier
punto del espacio. Si el tiempo
es infinito estamos en
cualquier punto del tiempo"
Jorge Luis Borges

Se conocen muchos de los mecanismos biológicos que trabajan en la velocidad de reacción del cerebro. Estos hacen, que tanto los animales o los humanos, podamos tener una rápida capacidad de reacción; esencial para la supervivencia.

Asimismo el encéfalo puede evaluar tanto inconsciente (por ejemplo los ritmos circadianos o el horario del sueño) como conscientemente el paso del tiempo. Existe así, un test del tiempo que permite a la persona deducir (sin mirar un reloj) cuando paso un minuto. Demás está decir que los ansiosos se anticipan (de ahí el término: ansiedad anticipatoria).

Existe otro mecanismo similar que permite evaluar el espacio. Zonas cerebrales del lóbulo parietal permite escudriñar el lugar que nos rodea y poder dirigirse apropiadamente a un objeto, no chocar con el marco de una puerta o sentarnos en el medio de una silla, sin caernos.

Dos científicos Noruegos y uno de EEUU describieron la capacidad GPS del cerebro. Por este descubrimiento estos investigadores recibieron el premio nobel 2014. Estos investigadores observaron un tipo de neuronas que nos ubican en el espacio, las cuales trabajan en red; constituyendo un real sistema de posicionamiento global biológico.

Estas neuronas de orientación espacial se encuentran especialmente en el hipocampo. Generando una malla reticular del espacio que permite orientarnos. Esto se repite en animales con cerebro mucho más básico como las abejas o las aves; lo que le permite migrar o volver al panal.

Un ejemplo paradigmático en el humano es la Enfermedad de Alzheimer, en la cual muchas veces la persona debuta con esta patología al no poder volver a su casa. Hoy se sabe que las neuronas del espacio y la memoria están en la misma zona del cerebro (hipocampo, lugar en donde comienza esta enfermedad). Siendo que la memoria es una función del tiempo; se observa la primera encrucijada entre tiempo y espacio, actividades que se alteran con esta patología.

Es decir que una vez que actúa esta parte del cerebro, debe permitir retornar y memorizar la forma como arribar a un lugar (aunque muchas veces este proceso se hace en forma inconsciente especialmente en los casos en los que es habitual).

El estudio del cerebro y del universo comparte varias premisas; especialmente la gran complejidad. En el entendimiento del espacio y el tiempo, hoy como nunca, se está avanzado en la investigación de la relación espacio-tiempo.

Revolucionando estas ideas y generándose situaciones sin respuestas como los agujeros negros; donde el espacio y el tiempo se confunden. Aunque con diferencias, en el cerebro también estas instancias de conciencia de espacio y tiempo se encuentran imbricadas.

Otro ejemplo en donde los conceptos del tiempo se mezclan con el espacio es cuando el sistema nervioso evita una colisión. Aquí se combina el reconocimiento del espacio, con la capacidad de detección y reconocimiento temporal. Se han generado estudios claves con este tema. En los que se observa cómo el sistema nervioso reconoce mínimas situaciones de segundos. Ya se sabía que las abejas o las aves permiten reconocer al tiempo en forma muy veloz y evitar golpes.

Existe un estudio realizado por el grupo del biólogo Frederike Hanke de la Universidad de Rostock, en el que describe que las focas reconocen situaciones de milésimas de segundos. En una prueba en donde se les enseña a estos animales a reconocer la diferencia temporal de dos estímulos. Las focas logran diferenciar 3 segundos de 3,43 segundos; es decir reconocen 420 milisegundos de diferencia, lo cual es una diferencia muy pequeña. Este es un potencial neurológico de mucha precisión; el cual podría haber sido desarrollado evolutivamente para la caza o interpretar su idioma.

Es decir que se conocen sistemas de alta definición temporal y espacial en animales; aún con un cerebro menos desarrollado que el del homo sapiens.

En el hombre se le agregan algunas cuestiones sociales. Es muy interesante un estudio realizado por Daria Knoch, de la Universidad de Berna; en el que se observa que en los ejercicios cognitivos que se realiza con amigos el cerebro mejora la velocidad cerebral. Es decir la empatía, y probablemente el conocimiento del espacio y del otro mejore la performance cognitiva.

Así, en encéfalo se conllevan sistemas que generar una interface espacio-tiempo en forma inconsciente; sin las cuales no sobreviviríamos. Sólo los humanos podemos, sin embargo, estudiar la complejidad de estos sistemas. Tomando conciencia de los procesos complejos astrofísicos o de los procesos de autoconciencia del tiempo y el espacio.

image_print