Jul 19 2017 - 7:39:

La prohibición del uso de bolsas plásticas ya generó 400 despidos

Unas 120 pymes y cooperativas, con pérdidas por $150 M.

Graciela Moreno
@gracielmoreno
gracielamoreno@bae.com

A comienzos de año, en la Ciudad de Buenos Aires se prohibió la utilización de bolsas plásticas en supermercados, hipermercados y autoservicios. Esta medida, anunciada con cuatro meses de anticipación, impactó fuertemente en casi 120 pymes, que despidieron a 400 trabajadores y sufrieron pérdidas económicas de alrededor de $150 millones.

El futuro parece poco alentador para estas pequeñas empresas que están intentando reinventarse para no quebrar. Desde la Cámara Argentina de la Industria Plástica (CAIP), que preside Héctor Méndez, quien fuera titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), sostienen que "Mauricio Macri fue quien impulsó entre 2012 y 2016 la utilización de bolsas negras y verdes que no sólo servían para reciclar, sino que permitieron reducir en un 75% el uso de las bolsas blancas que antes se usaban. Cuando llegó Horacio Rodríguez Larreta se cortó el diálogo y se dejaron de usar".

Para graficar el panorama actual, Sergio Hilbrecht, gerente de la CAIP explica que "cinco meses después de la prohibición, el gobierno porteño nos invita a reconvertir la industria y hacer tapas de alcantarilla de plástico, algo que requiere inversiones millonarias y procesos que pueden durar hasta cuatro años. Hoy peligran las 120 empresas que vieron caer su producción casi un 70 por ciento. No hay que olvidar que el 95% de la industria plástica tiene menos de 50 empleados".

Lo curioso es que la prohibición del uso de bolsas de polietileno no se condice con la utilización del mismo material en productos como el sachet de leche, la bolsa de azúcar, la botella de lavandina y hasta las mismísimas bolsas de suero. El gerente de la Cámara que preside Méndez agrega otro dato: "el gobierno porteño impulsa el uso de bolsas reutilizables pero siguen siendo de plástico, son de polipropileno. Las bolsas plásticas no contaminan. Para el gobierno porteño es más fácil prohibir que educar. Mientras mantengan los basurales a cielo abierto nada van a resolver. El verdadero tratamiento de residuos sólidos urbanos separados en origen es lo que realmente sirve".

En la Cámara argumentan también que "el gobierno autoriza en la resolución 341/APRA/16 la utilización de bolsas de cincuenta micrones, pero presiona a las cadenas para que no las utilicen. Clausuró dos hipermercados Coto y varios locales Día por venderlas, cuando no están prohibidas".

Los trabajadores afectados no sólo son los 400 despedidos. "Al no tener bolsas verdes y negras la gente no separa los residuos y hay una considerable baja en la recolección de reciclables lo que impacta en las empresas y cooperativas de reciclado que trabajan al 50% de su capacidad o en el caso de la cooperativa Rolanplast de Avellaneda sólo trabajan dos o tres días por semana", explica el ingeniero Mario Tonelli, director ejecutivo de la ONG Ecoplas. Todo indica que si no se estudia el fuerte impacto en el sector, pueden peligrar pymes y cooperativas.

image_print