Jul 17 2017 - 7:39:

La política dejó de lado los actos masivos y se vuelca al contacto personal

La modalidad tuvo al macrismo como pionero, pero se impuso en todos los espacios.

Natalia Vaccarezza
nvaccarezza@diariobae.com

Los "mano a mano" y los timbreos serán los protagonistas de la campaña electoral. El PRO fue el precursor y ahora es imitado por todos los partidos políticos.

El modelo iniciado por Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires por 2014 y que luego lo llevó a la Presidencia de la Nación tiene un eje principal: la cercanía con el público. El timbreo ocupó un lugar prioritario en la campaña presidencial y lo volverá a ocupar en los próximos comicios legislativos. En el Gobierno se ocupan de diferenciar lo que es el conocido timbreo y el "mano a mano", una modalidad muy usada por el Presidente que se vio reforzada en las últimas semanas ante la proximidad de los comicios. Macri aprovechó el acto del 20 de junio del Día de la Bandera en Rosario para visitar a una emprendedora que le había escrito una carta. Cuando la semana pasada estuvo en Córdoba, asistió a un comedor comunitario y almorzó con el dueño que hacía un tiempo le había enviado un video para contarle de su proyecto. El viernes estuvo en un comercio de embutidos y terminó en una parrilla junto a los dueños. Las visitas sorpresivas y el diálogo con los vecinos son marca registrada de la política de Cambiemos.

"En los mano a mano no se avisa. El objetivo es llegar a una intimidad", afirmó un funcionario con despacho en Balcarce 50. La prensa no participa de estas actividades espontáneas y las fotos de los momentos son retratadas sólo por curiosos y los participantes. Las redes sociales juegan un papel fundamental. Adictos al Snapchat, Instagram, Facebook o Twitter, el equipo de comunicación oficial se encarga de reproducir los encuentros. "Nos putean porque no decimos dónde es. Nos importa la espontaneidad", contó la misma fuente.

El timbreo tampoco se hace con aviso. "Son actividades diferentes al mano a mano. Hace muchos años que lo hace", agregó. La primera actividad de campaña oficial de Cambiemos fue un gran timbreo nacional. No sólo se pondrán al frente Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal. Los ministros con mayor imagen positiva también se sumarán como voluntarios. Se repartirán entre las provincias para acompañar a los candidatos. Rogelio Frigerio por ejemplo estuvo el viernes en Santa Fe junto a Elisa Carrió y los candidatos locales. El cronograma de timbreos se intensificará a medida que se acerque la fecha de las primarias del 13 de agosto.

Una vez que se oficializaron las listas de las elecciones legislativas, los precandidatos, no sólo de Cambiemos, imitaron la modalidad de lograr una charla íntima con vecinos, dueños de comercios o de fábricas. Cristina Kirchner, por ejemplo, visitó una cooperativa de cueros en San Martín para dialogar con los trabajadores. Martín Lousteau, candidato a diputado en la Ciudad, implementó las caminatas y charlas con vecinos. Sergio Massa del Frente Renovador también charló con vecinos y comerciantes de la provincia de Buenos Aires, distrito por el que busca una banca como senador junto a Margarita Stolbizer. Florencio Randazzo visitó un club de barrio en Isidro Casanova.

El modelo de conversación mano a mano está instalado y llegó para quedarse en la actual campaña. Los frutos definitivos recién se verán en las elecciones generales del 22 de octubre.

image_print