Jul 17 2017 - 8:33:

Pymes en el límite de la paciencia: por qué no les cierran las promesas

El Gobierno les pide acompañamiento pero no observan beneficios sectoriales ni respuestas a los reclamos de reducciones impositivas.

Ariel Maciel
amaciel@diariobae.com

Las industrias se "hartaron" de los "parches" a los conflictos cotidianos que atraviesa la producción. Mientras algunas empresas se esperanzaron con los proyectos de inversión en obras públicas anunciados por el Gobierno, las pymes alertaron que "se les termina el plazo de supervivencia" y que no están en condiciones de esperar el largo plazo.


El vaso se completó con la visita del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, a la Junta Directiva de la UIA la semana pasada. "Nos vino a mostrar spots de campaña y a pedir que votemos bien", bramó fastidioso uno de los integrantes de la mesa ampliada de la conducción de la principal central fabril del país.

Sucede que el funcionario, junto a su Gabinete, presentó videos de obras en distintos puntos del país, que incluyó la pavimentación de una calle en un barrio del Conurbano bonaerense, con el testimonio de un vecino sobre la utilidad de la obra pública. "Este año es electoral y hay decisiones muy importante. Por eso espero que no elijan por la corrupción y el desmanejo", les dijo Dietrich a los industriales, según pudo reconstruir BAE Negocios.

Los representantes fabriles presenciaron incrédulos la acción "proselitista" del jefe de la cartera de Transporte. "Todavía no logro reponerme de la sorpresa. Fue increíble que haya venido a pedirnos el voto. Nos dijo que no iba a hablar de retórica y se pasó toda la presentación comparando esta gestión con el Gobierno pasado", se quejó otro referente.

El plan nacional de infraestructura y transporte fue bienvenido por los industriales porque beneficiará en la conectividad del país federal y acortará los costos logísticos para devolverle competitividad a la industria nacional. Sin embargo, es un desarrollo a mediano y largo plazo que "deja sin poder de recuperación a las pymes y a las economías regionales", que sufren el peso de la falta de competitividad.

"Cuando cuenten con el dinero para desarrollar las obras y se pongan en funcionamiento, será una buena noticia para la industria. Por ahora son sólo promesas electorales porque el sector aún no cuenta con respuestas para los problemas de competitividad en el área de transporte", se quejó un empresario del interior del país.

No extrañó, por caso, que el vocal y representante de Salta José Urtubey le pidiera a Dietrich que "el Gobierno alivie la carga impositiva a las pymes del norte del país" al señalar que no pueden esperar a la concreción de las obras para sobrevivir.

Otro ejemplo: hubo un reclamo por el derrumbe de siete puentes en Corrientes, de los cuales en Transporte admitieron sólo dos porque son los únicos en jurisdicción nacional. Allí, para cruzar un río que divide a las ciudades se deben recorrer 600 kilómetros.

"No estamos atacando el problema sino los efectos", se lamentó uno de los máximos líderes de la central industrial consultado por BAE Negocios. Sin embargo, la UIA evitó confrontar en público con el Gobierno de Mauricio Macri pero las señales de malestar se volvieron cotidianas en la sede porteña de Avenida de Mayo 1147.

Sucede que los industriales sufren la pérdida "total" de rentabilidad en algunos sectores de la producción, que generó la destrucción del empleo privado. Ante este escenario, admitieron que el clima de beligerancia sindical escaló de manera "preocupante" en las fábricas: "Nos critican de todos lados a pesar del esfuerzo que hacemos por mantener

image_print