Jul 16 2017 - 22:56

En los bares de Roma y Londres se encuentran mejores precios que en los de Buenos Aires

En los bares tradicionales de Buenos Aires el café promedia los $45 

Más allá de que muchos aseguran que Argentina es uno de lugares más caros de Latinoamérica para tomar un café, el consumo no para de crecer. "Pese a que el mate es la infusión por excelencia, el café tiene un doble mérito por haberle ganado tanto terreno a la cultura matera", dice Valeria Rodríguez Pardal, Business Manager para Café y Nescafé Dolce Gusto, cuyas cápsulas permiten por $10 beber un buen café en casa.

Sin embargo, los niveles de consumo son más bajos si se los compara con el resto del mundo. Un argentino toma un kilo de café en promedio por año, equivalente a 207 tazas, mientras que en Brasil se consumen 365 tazas pér cápita por año, lo que equivale a un café por día por persona. En Finlandia se consumen 13 kilos por persona; 8,5 kilos en Estados Unidos y, en Europa, promedia los 7 kilos.

Lo mismo ocurre con los valores. En Argentina promedia los $45 en un bar porteño (u$s2,60), en Cuba se consigue por $17 o u$s1; en Roma no llega a los $19 o 1 euro; en Dublín y Londres a $38 o 2 euros; mientras en la estación de tren de Hiroshima cotiza a 70 pesos o 480 yenes.

Sobre la calidad del café que se consume en el país, la especialista Analía Álvarez opina que "los cafés argentinos de cadenas comerciales son de regular a malos. Tienen un defecto de sabor generalizado, la gente les pone leche o demasiada azúcar y siguen siendo feos. Y además, son caros, porque nosotros los compramos directo al productor, pagamos flete, tostación, entre otra variables y nuestro café más económico, un blend especial, cuesta menos que un café industrial".

image_print