Jul 14 2017 - 11:16

Lo que hay que saber sobre el regreso de Game of Thrones

La imaginación de los fans que elaboran todo tipo de teorías, algunas con fundamentos bastante lógicos

Por Analía Caballero
@AnaliaCab
Especial para BAE Negocios

Dentro de ese universo aparte, conformado por los amantes de las series -que hoy concentran casi tanta atención mediática como las películas ya que tienen el plus del fanatismo- la grieta sin duda la marca Game of Thrones. Los bandos están conformados por los que seguimos esta multipremiada ficción, y "los otros", que no comprenden el nivel de ansiedad extrema que genera la espera por una nueva temporada.

Este domingo 16, HBO estrena mundialmente la séptima y penúltima entrega de una historia basada en la saga literaria Canción de hielo y fuego de George R.R Martin, una obra que transgrede las barreras de género, dado que logró fusionar la fantasía, la épica, el drama, la aventura, la ciencia ficción y el erotismo con total naturalidad. La serie ya superó cronológicamente lo escrito y, aunque se sabe que concluirá en 2018, es casi un hecho que habrá algún spin-off para intentar llenar el vacío que dejará su ausencia.

El último capítulo emitido hasta ahora, el 6x10 The winds of Winter, tuvo sólo en su emisión en directo en Estados Unidos, 8,9 millones de espectadores. Ese final a pura épica, se centró en la lucha por recuperar el Norte por parte de Jon Snow, ahora reunido con su hermana Sansa, y en la inevitable caída de los Lannister con una Reina Cersei muy incómodamente sentada en el Trono de Hierro. Daenerys avanza con su ejército y sus tres dragones. Todo está por explotar.

El hecho de que esta séptima parte se haya demorado dos meses -siempre comienza en abril- y que sólo tenga siete episodios -cada uno de los cuales costó u$s10 millones, según Forbes- aumenta la expectativa de manera exponencial. Como los libros, por ahora, están stand by, nadie puede predecir qué pasará y eso dispara la imaginación de los fans que elaboran todo tipo de teorías, algunas con fundamentos bastante lógicos. Entre las más fuertes se pueden mencionar:

Cersei enloquece y Jaime la mata. Los hermanos y amantes se quedaron solos, rodeados de enemigos. Muertos sus tres hijos bastardos, tal como la bruja del bosque le vaticinó a la Reina Madre, las sospechas y la desconfianza mutuas empezarán a mellar ese vínculo que parecía inquebrantable. Cersei será invadida por la locura y su hermano -al que de todas formas ya llaman "Matarreyes"- no tendrá otra chance que asesinarla.

Se viene otro incesto. En la sexta temporada ya se pudo deducir que Jon Snow en realidad es hijo de Lyana Stark y Rhaegar Targaryen. Una nota en la revista Empire arriesga que su verdadero nombre es Jaehaerys Targaryen, por ende, sobrino de la furibunda Daenerys. La trama va empujando al Rey en el Norte a acudir a la Madre de Dragones en busca de ayuda y... ¿sellar la alianza con un matrimonio endogámico?

El Muro se derrumba. Así como sobre el final de la entrega anterior, los White Walkers lograban ingresar al hogar del Cuervo de Tres Ojos -gracias a que el impaciente Bran no aguantó la ansiedad de ir más allá con sus visiones y fue marcado por el Rey de la Noche- no es descabellado pensar que si el pequeño Stark llega al Muro en busca de protección, el mismo encanto que allí se encuentra también pueda ser anulado. Maldita ansiedad adolescente.

Las posibilidades son infinitas, a tono con las muchísimas tramas que la historia abrió y sigue generando. Por múltiples motivos, Game of Thrones será recordada como una de las mejores series de todos los tiempos. A aprovechar que falta poco para que se nos termine.

image_print