Jul 10 2017 - 8:27:

Yao Ming lleva a Luis Scola a China como parte de la revolución del básquetbol que motoriza en su país

El pivot argentino firmó contrato con el Shanxi Zhongyu Brave Dragons

Por Luis Frydel

lfridel@diariobae.com

 

Después de una década en la NBA jugada de punta a punta como pivot estrella de los Houston Rockets, el gigante chino (2,29mts) Yao Ming se retiró del básquetbol en 2011, y desde entonces se puso entre ceja y ceja trabajar por una reforma a fondo en el básquetbol de su país.

Dos años antes de eso ya había dado un impulso diferente a su club de origen, el Shanghai Sharks -entidad que era manejada por el gobierno local-, comprando la totalidad de sus acciones.

Pero Ming pateó el tablero el año pasado contra la federación china al fundar y presidir una unión privada de clubes con 18 de los equipos de la liga (apenas dos no lo acompañaron en su cruzada), lo que fue la piedra fundacional en su país para un deporte más occidentalizado, abierto al mercado y los negocios.

Como resultante, en febrero de este año, Ming pasó a ser presidente de la Asociación China de Básquetbol (CBA), convirtiéndose en la primera persona que ocupa este cargo sin formar parte del Gobierno nacional, más allá de que él sea parte de lo que se da en llamar la Conferencia Consultiva Política, órgano asesor gubernamental de más de dos mil miembros con exitosas carreras en áreas diversas, que presentan iniciativas para que sean estudiadas por el Parlamento.

La reseña sobre el jugador ícono del básquetbol chino viene a cuento para entender la principal razón por la cual el argentino Luis Scola (compañero de Ming en los Rockets cinco temporadas), recibió una oferta para seguir su carrera en suelo asiático tras ponerle fin a su paso por la NBA.

El anuncio de que el veterano pivot surgido en Ferro Carril Oeste jugará la próxima temporada en la Liga china luego de firmar un contrato con el equipo Shanxi Zhongyu Brave Dragons lo hizo la propia franquicia asiática.

El capitán del Seleccionado argentino afrontará así a sus 37 años una experiencia en un básquetbol en crecimiento y menos exigente que el europeo, que pasó a tener un poderío económico con el que se ha dado el gusto de contar con muchos jugadores ex NBA (Stephon Marbury, Josh Smith, Carlos Boozer, Michael Beasley, Ron Artets, Jeremy Pargo, Al Harrington, y Hamed Haddadi, entre otros).

Sin títulos ni finales jugadas en una liga que tomó un nuevo curso competitivo a partir de 1995 y hoy cuenta con un total de 20 equipos, los Brave Dragons terminaron 13º en la pasada edición, con una campaña de 16 victorias y 22 derrotas en la temporada regular, y sin lugar en los playoffs.

Para la temporada que se avecina, la 2017/18, el Luifa es la quinta incorporación (el guyanés Jamaal Franklin integra la lista), que realizó la franquicia, en la cual jugó de 2015 hasta junio último el haitiano nacionalizado canadiense Samuel Dalembert (ex NBA en los 76ers., Mavericks, Bucks, Nicks y entre 2011 y 2012 en los Rockets junto a Ming y el argentino).

Rubricado el acuerdo con su nuevo destino, el porteño Scola concretará así su salida del básquetbol estadounidense en el que permaneció la última década, militando en cinco equipos: Houston Rockets (2007-2012), Phoenix Suns (2012-2013), Indiana Pacers (2013-2015), Toronto Raptors (2015-2016) y Brooklyn Nets (2016-2017).

En esa liga, la más importante del mundo, Scola promedió 12 puntos, 6,7 rebotes y 1,6 asistencias.

Scola fue "cortado" a fines de febrero pasado por los Brooklyn Nets tras jugar 36 partidos en los cuales promedió 5,1 puntos, 3,9 rebotes, y una asistencia.

A raíz de ello y de su decisión menifiesta de ponerle fin a su paso por la NBA, le llegaron intereses del Baskonia de España -donde Pablo Prigioni es entrenador- y San Lorenzo de la Liga Nacional de básquetbol.

El capitán del Seleccionado albiceleste inició su carrera deportiva en Ferro (1995-1998) y antes de llegar a la NBA partió a España para jugar en Gijón (1998-2000) y Baskonia (2000-2007), con el que ganó una Liga ACB, tres Copas del Rey y otras tres Supercopas de España.

Con la camiseta argentina, Scola fue integrante activo de la Generación Dorada campeona olímpica en Atenas 2004, cuatro años más tarde medalla de bronce en Beijing 2008, después de haber sido parte también de la gestación de ese grupo inolvidable subcampeón en el Mundial Indianápolis 2002.

image_print