Jul 04 2017 - 20:39

La relación salario-precio de las viviendas en Buenos Aires es de las mejores de la región

No obstante, el poco peso de los créditos atenta contra los que quieren ser dueños

negocios@diariobae.com

Buenos Aires es la ciudad de América latina que tiene la mejor relación entre el salario promedio y el precio de las viviendas.

Para realizar el estudio, el sitio de búsqueda de inmuebles Properati y la consultora de economía y finanzas, Oikos compararon el salario medio en cada una de las ciudades con el costo del metro cuadrado de un barrio característico de clase media. Por caso, en Caballito, el salario promedio cubre un 45,6% del valor de un metro cuadrado, de u$s2.425, es decir que si el 100% del ingreso fuese destinado a la compra de una vivienda, se tardarían aproximadamente 9 años en adquirir un departamento de 50 metros cuadrados, contra 19 necesarios en Río de Janeiro.

El salario medio en Buenos Aires es de
u$s1.106 y el valor del m2 u$s2.425

El mismo cálculo se puede hacer teniendo en cuenta una pareja en la que ambos perciben el salario promedio y quieren comprar un departamento, destinando el 20% de sus ingresos conjuntos para lograrlo: en Buenos Aires tardarían casi 23 años en pagarlo, mientras que en Lima 33, en Santiago de Chile 36 y Montevideo 43.

Sin embargo, a pesar de este buen indicador, Buenos Aires es una de las ciudades con mayor proporción de inquilinos.

"Este desfase puede explicarse en parte por el acceso a los créditos hipotecarios, que en Argentina representan el 6% del PBI, mientras que en países como Chile llega al 36%. Por eso, si bien Buenos Aires ranquea bien en la relación salarios-precios, no presenta tasas tan altas de dueños de sus viviendas", explica Gabriel Gruber, CEO de Properati, y agrega que "cuando terminen de despegar las hipotecas en Argentina, lo que depende en gran medida de lograr una inflación baja y estable, el panorama será más alentador aún".

En Argentina, las hipotecas representan el 6,2% del
PBI contra el 36,6% de Santiago de Chile

Por su parte, Juan Fernández, economista de Oikos Buenos Aires, remarca que hay que tener en cuenta el efecto "atraso cambiario", que distorsiona al alza este ratio en favor de nuestro país.

La dinámica del impacto es la siguiente: dado que en la última década la inflación "le ganó" ampliamente al dólar, hubo inflación en dólares, lo que se tradujo en un alza de los salarios en dólares, aunque no necesariamente de los salarios reales.

image_print