May 19 2017 - 10:29

Para industriales, una devaluación del real podría desatar avalancha de importaciones

Empresarios creen que la crisis de Brasil postergará la recuperación de las fábricas locales.

Ariel Maciel

amaciel@diariobae.com

 

La crisis política que se profundizó en Brasil generó una fuerte preocupación en el empresariado argentino, desalentado por los efectos en la economía que provocará el tembladeral institucional ya que estiman que dejará sin posibilidades de recuperación real a las fábricas locales y resentirá el intercambio comercial.

Los dueños de firmas argentinas se encontraron con el clima de incertidumbre en el medio de la mejor perspectiva que habían visto desde la llegada de Michel Temer a la presidencia brasileña, con un crecimiento magro en su actividad pero que cortado una larga racha de caídas abruptas en du producción y consumo.

Fuentes consultadas por BAE Negocios admitieron que en los ámbitos empresarios se "lamentó" la divulgación de pruebas que involucrarían al presidente brasileño en un caso de corrupción. "Justo cuando parecía asomar una recuperación, en donde lo más importante era la expectativa que había generado, se da esta situación que deja todo en stand by", afirmó un líder industrial consultado por este diario.

Los presidentes de varias cámaras empresarias, como Adrián Kaufmann Brea de la UIA y Gustavo Weiss de la Construcción, se encontraron con la noticia en medio del viaje internacional por China y Japón junto con la comitiva presidencial. Allí, y ante la diferencia horaria, poco fue lo que pudieron analizar aunque la preocupación estuvo presente.

La participación de Brasil en el comercio exterior argentino tocó fondo en 2016. Fue la peor performance desde la creación del Mercosur, y reflejó la crisis política que derivó en la destitución de Dilma Roussef. Según un análisis de la CAC, "en 2016 la incidencia de Brasil en el comercio exterior argentino fue de 20%, por debajo del promedio de los últimos 24 años (23,6%)".

La industria anunció que durante el 2017 habrá un crecimiento moderado, pero que esperaba la reacción del principal socio comercial para sostener la salida de la crisis manufacturera. "La retracción de la economía brasileña está principalmente afectada por sus problemas políticos. Nada hace pensar que nos ayude a salir de nuestros conflictos cuando sus problemas son tan graves", analizó un dirigente que estará en la nueva mesa ampliada de la UIA.

La variación del dólar a partir de la crisis del Gobierno de Temer no contentó a los industriales, quienes consideraron que "es peor el efecto que genera la profundización de la crisis de Brasil que las posibilidades de mejorar la competitividad ante un dólar más caro". "Lo peor que le puede pasar a la Argentina es que haya una devaluación del real. Ahí seremos presos de una invasión", alertó otro dueño de empresa.

Los empresarios dialogarán en el otro lado del mundo de modo informal pero se espera que el Grupo de los Seis, sin actividad en los últimos tiempos, pueda volver a verse las caras para un análisis de coyuntura.

image_print