May 19 2017 - 10:28

Economistas ya revisan a la baja el crecimiento de Brasil y temen por los autos

Podrían frenarse inversiones hacia el país vecino

Ignacio Ostera
iostera@diariobae.com

La severa crisis política que atraviesa Brasil parece no tener piso y para los analistas sus consencuencias sobre las inversiones no van a tardar en llegar, con la expectativa de que el magro crecimiento previsto para este año incluso pueda convertirse en estancamiento. Se trata del país con el que la Argentina mantiene el 30% de su comercio total y a donde se envían el 15% de las exportaciones, en su mayor parte industriales, con especial preponderancia del rubro automotriz.

El 35% de las exportaciones argentinas
a Brasil provienen del rubro automotor

"En este tipo de escenarios hay retracción de la economía, se difieren decisiones de consumo, inversión y financiamiento. Brasil probablemente no crezca este año", apuntó en diálogo con BAE Negocios Marcelo Elizondo, de la consultora Desarollo de Negocios Internacionales (DNI).

En ese sentido, Elizondo planteó que "se puede agravar" la situación del complejo automotriz, históricamente deficitario con el país vecino, que profundizó su rojo durante el primer cuatrimestre del año.

Los otros productos que se venden al gigante sudamericano son químicos y plásticos.

Lo cierto es que el 60% de las exportaciones totales son industriales y el 35%, automóviles y autopartes. La Argentina coloca como mínimo entre 7 y 8 mil millones de dólares anuales en ese mercado.

En tanto, Guido Lorenzo de la consultora ACM calculó que por cada punto que se contrae la economía del gigante sudamericano, las ventas de la Argentina hacia ese destino bajan más de 2%. Así, se pondría en cuestión la recuperación que estaba previendo el Gobierno por el supuesto fin de la recesión del otro lado de la frontera.

"Todavía es muy pronto para estimar los efectos y la crisis podría resolverse positivamente, pero si no lo hace impactará por el canal comercial, por una menor actividad", aseguró Lorenzo.

Por el lado del tipo de cambio, el efecto de la crisis también tendrá impacto en la cuenta de turismo, si es que el Banco Central "no acompaña" el movimiento bajista del real, consideró el analista de ACM, lo que llevaría a un mayor atraso cambiario.

Otro efecto que podría verse, en este caso favorable a la Argentina, es que el país empiece a captar parte de los u$s55.000 millones de Invesión Extranjera Directa (IED) que recibió Brasil el año pasado y que equivale a una cifra casi diez veces superior a la que llegó a nuestro país. "Puede empezar a haber una salida o reversión de los flujos y si estos van a activos argentinos en dólares, podrían favorecerse", explicó Elizondo.

Se estima que por cada punto de caída del país
vecino las ventas a ese destino bajan 2 por ciento


Hoy el gigante sudamericano es el cuarto país que más inversiones tiene en la Argentina después de Estados Unidos, España y Holanda.

"Cuando hay una crisis política o económica, o movimientos en el tipo de cambio, tenemos un problema", resumió Elizondo.

image_print