May 03 2017 - 22:06

El radicalismo reclama que Barletta encabece la lista de diputados de Cambiemos en Santa Fe

                                       

Mariana Rovira
mrovira@diariobae.com

En el radicalismo santafesino con mayor afinidad a la gestión macrista, grupo al que pertenecen el presidente del partido a nivel nacional e intendente de Santa Fe, José Corral, y el diputado nacional Mario Barletta no generó impacto que el presidente Mauricio Macri confirmará que Corral no será candidato en octubre, pero sí mantenían ayer expectativas por obtener un lugar de relevancia en armado de la nómina.

Hasta ayer, cuando desde el gobierno dejaron trascender que el hombre que encabezará la lista será el rosarino Luciano Laspina, manifestaron sorpresa y enojo. Cerca de Barletta, que pretendía ese lugar, expresaron su descontento por entender que el macrismo no le otorga a los radicales macritas un lugar preponderante. "Nosotros entendemos que en PRO hay distintas posturas, hay algunos que los impulsaran a Laspina y otros no. No todos los que manejan la lapicera están de acuerdo con esa candidatura porque no es un candidato conocido en la provincia", comentaban los radicales de buena sintonía con la Casa de Gobierno.

El escenario no pinta del todo alentador para este sector de la UCR. El segundo tampoco sería para ellos. Elisa Carrió cuando acordó encabezar la lista de Cambiemos por la Cuidad de Buenos Aires pidió integrar a su amiga Lucila Lehmann, esposa de uno de sus asesores en la Cámara de Diputados, Luciano Bugallo, Con este escenario, el radicalismo quedaría relegado a un tercer puesto que, por ahora, rechazan.

"Si nosotros no encabezamos no nos presentamos", amenazaban desde el sector denominado "universitario", al que pertenecen Corral y Barletta que ya quedaron relegados en el armado con los socialistas.

“Esperamos que en el Gobierno reflexionen
y sean justos con el radicalismo”

Ellos señalan que Laspina no ayudaría a fortalecer Cambiemos en la provincia donde, advierten, el Gobierno nacional ha perdido apoyo. "Lo mejor es presentar un candidato competitivo y no un diputado que no lo conocen ni su propia cuidad, sobre todo cuando en los centros urbanos el PRO perdió respaldo en los últimos meses y viene en picada en el interior donde era más fuerte. Las políticas que supuestamente iban a beneficiar al campo no están dando resultados y hay descontento", argumentan en el radicalismo macrista donde tampoco planean competir en internas: "Es imposible ir a las primarias contra el candidato del presidente, nadie se le va animar".

"Esperamos que en el Gobierno reflexionen y sean justos con el radicalismo que los llevó al poder", comentaban con enojo ante las versiones de que podrían ser relegados de los lugares de relevancia.

image_print