Abr 20 2017 - 22:56

El Gobierno niega atraso cambiario, pero losanalistas advierten por el déficit con Brasil

                                     

Ignacio Ostera
iostera@diariobae.com

El rojo con el país vecino viene en ascenso por la invasión de autos​

El debate sobre la existencia de atraso cambiario volvió a tomar fuerza esta semana con la decisión del Banco Central de salir a comprar dólares para sumar reservas. En la autoridad monetaria niegan la existencia de este fenómeno y desestiman el alarmante déficit en el turismo y la cuenta corriente, que por el contrario preocupa cada vez más a los economistas.

Un informe de Balanz Capital advierte sobre el efecto "nefasto que está teniendo el peso argentino sobrevaluado sobre una serie de variables macroeconómicas clave", lo cual explica la medida del BCRA de salir a intervenir en el mercado de cambios, bajo el argumento de lograr un nivel de reservas superior a tono con la intención del Gobierno de conseguir el "investment grade".

Para Balanz, el tipo de cambio real está por debajo del nivel que había mostrado en junio del año pasado, y esto se ve principalmente en el creciente déficit comercial con Brasil, que está invadiendo el mercado argentino de autos.

"Durante las últimas seis semanas, hemos argumentado que el tipo de cambio real visiblemente incrementado con Brasil es una ilusión", dado que la balanza comercial con ese país llegó a u$s4.600 millones en 2016 (u$s1600 millones más que en 2015), y el déficit comercial bilateral en febrero y marzo de 2017 "alcanzaron los niveles alarmantes de u$s 650 millones y u$s 709 millones, respectivamente", reza el informe.

"La apreciación del real ha hecho poco para socavar las economías a gran escala de Brasil y una tecnología industrial superior contra un sector industrial argentino que no ha logrado invertir o capturar inversiones extranjeras en seis años", explica el reporte.

Desde el Central se esfuerzan en negar que el dólar esté barato una y otra vez, bajo el argumento de que en un mercado de cambios libre, si hubiera atraso cambiario el público correría a comprar dólares, haciendo subir el valor de la divisa. "Hay que mirar lo que pasa en la región con las monedas en su conjunto, no es sólo el peso", dicen en el BCRA, desde donde remarcan que, salvo en los últimos meses, el tipo de cambio real se mantuvo prácticamente estable(con variaciones) desde el aumento que siguió a la salida del cepo en diciembre de 2015, cuidándose de hacer una comparación con años previos, lo que daría un resultado menos favorable.

“La balanza comercial no es deficitaria y la
desocupación no crece”, argumentan en el Central

Lo cierto es que, además del comercio con Brasil, hay otras filtraciones que sirven como termómetro para medir qué tan cara está la Argentina hoy. Prueba de ello es el salto en el déficit de cuenta corriente de u$s11.000 millones en 2015 a u$s17.400 en el último mes. "El creciente déficit turístico que alcanzó los u$s 7.340 millones el último año y el pago de los intereses netos que se duplicó a u$s 12.000 millones son dos variables que continúan empeorando con el peso estancado entre 15,20 y 15,50", alerta Balanz.

"Dos síntomas de atraso cambiario son déficit en la balanza comercial y desempleo creciente como ocurrió en los 90’, y eso no está pasando", responden desde la entidad presidida por Federico Sturzenegger. También señalan que los índices muestran que Buenos Aires es más barata que otras ciudades turísticas como Río de Janeiro, aunque esos índicadores incorporan las tarifas de servicios públicos, por lo que podría subestimar la magnitud del atraso en el dólar.

image_print