Feb 16 2017 - 20:21
tmb /

Una isla con comodidades para pasar el día y disfrutar de un paseo diferente a orillas del río

Rosario siempre está cerca

El Banquito de San Andrés, como llaman en Rosario a la isla Ingeniero Sabino Corsi, frente a la costa de la ciudad, es desde hace 20 años uno de los grandes atractivos turísticos de la urbe, al que van unas 2.500 personas por día, en lanchas colectivas y barcos privados, según datos de la Estación Fluvial local.

Para hacer el paseo sólo hay que embarcarse a metros del Monumento a la Bandera y cruzar en unos 15 minutos las aguas marrones del Paraná, indica el jefe de Relaciones Institucionales de esa estación, Hernán Ruiz.

El banco devenido en islote y ahora isla con el correr de los años, es aún agreste pero con paradores y arboleda sobre una larga costa de arena, ideal para pasar el día alejado del ajetreo de la tercera ciudad en importancia del país, que se puede ver recortada sobre el horizonte, del otro lado del río.

La isla, de casi un kilómetro de largo por 200 ó 300 metros de ancho, tiene el transporte garantizado desde la Estación Fluvial de Rosario, una concesión privada del Ente Nacional Puerto de Rosario (Enapro) que adjudicó los permisos para armar paradores y plantó árboles para consolidar la arena y que brinden sombra a los visitantes.

En el área de playa se dispone de cancha de beach voley, ducha al aire libre y alquiler de sombrillas y reposeras.

Los fines de semana y feriados se pueden comer también parrilladas con variados cortes de carnes y, en un amplio sector arbolado, es posible alquilar sillas y mesas a 50 pesos por unidad.

En la punta norte, lugar elegido por los amantes del kitesurf, se ofrecen diversos servicios para practicar y tomar clases de este deporte.

Desde la Estación Fluvial el servicio de traslados para llegar a El Banquito sale todos los días cada hora a partir de las 10, con último regreso a las 19 en diciembre y a las 20 durante temporada alta en los meses de enero y febrero.

image_print