Ene 10 2017 - 23:42

El campo reclama una baja de impuestos y reducción de costos

Condiciona los cambios al apoyo electoral

Merino Soto
msoto@diariobae.com

La quita de las retenciones para gran parte del sector agrícola así como liberación del cepo cambiario no fue suficiente para impulsar a todo el campo. Desde las gremiales piden, de cara a las elecciones legislativas medidas para reformar la baja de los costos de producción y disminuir la carga impositiva que se vuelve dicen “asfixiante” en todas las provincias. Frente a las elecciones legislativas, reconocen que sin modificaciones será difícil un respaldo político como sucedió en el 2016.

Mediante una editorial el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa remarcó que los productos agropecuarios quedaron “caros” a partir de un dólar “por debajo de los $16” que no es mas que “el mismo valor que hace un año”. Todo ésto se vio agravado por “una inflación anual que rondo el 40% que golpeó de lleno a los insumos”.

El aumento de la energía es uno de los principales factores que perjudicó a las economías regionales. Con tarifas que crecieron entre un 100% y 200%, producciones como la olivícola o la arrocera vieron perjudicado su trabajo.

Un análisis de la Fundación Mediterránea determinó que en los primeros ocho meses de 2016, se registraron caídas interanuales en las exportaciones de yerba mate del orden del 42%, té 3% y madera 15%, pero también se vieron alzas en otros rubros como algodón, tabaco, más “no alcanzaron para compensar la caída del consumo”.

Con una inflación de 40%, el agro debió
encarar una siembra con insumos más caros

Desde Coninagro, su presidente Carlos Iannizzotto coincidió con su par de CRA en la inflación. “Es un tema que complicó todo el año así como la tasa de interés y también el impositivo, esperemos que esto último se le de una vuelta positiva las economías regionales somos las perjudicadas que junto al costo laboral, nos sacan de competencia”. Para la Federación Agraria, “la suba de costos hizo que aumentaran los precios de los cultivos, pero no sus márgenes. Por el otro, que no hubo medidas efectivas que generen oportunidades para las economías regionales y los pequeños productores, en su inmensa mayoría hoy con ingresos por debajo de un salario mínimo”.

Por último Chiesa graficó la situación con lo que le sucede a las peras y manzanas que para la exportación son vendidas en un precio 40% más alto que el resto de los países competidores. “Sin ir muy lejos, por estas mismas asimetrías comerciales, quedamos alejados de nuestros competidores regionales como Chile y Paraguay”, afirmó.

image_print