Dic 21 2016 - 19:55

Las empresas de tecnología ponen sus fichas en el desarrollo de las ciudades inteligentes

La reorganización del tránsito abre múltiples posibilidades en todo el país

Roberto Bellato
Especial para BAE Negocios

El avance de la tecnología, la innovación, internet, el GPS, las redes sociales y la velocidad de la vida urbana quizá sean parte de un mismo factor: la transformación digital. Pero además de los millones de smartphones conectados las 24 horas a internet, la tecnología está avanzando en dar otras soluciones a la vida cotidiana. La idea de ciudades digitales e inteligentes ya no corresponde a películas de ciencia ficción si no que se están dando pasos muy importantes en el mundo. En Argentina, hay algunas incipientes experiencias muy interesantes.

Lo que se sabe, según distintos expertos en urbanismo, es que el “big data” (almacenamiento y procesamiento de grandes cantidades de datos) y la transformación digital en las ciudades es inevitable. Por supuesto, acompañado por la legislación competente.

El mundo digital ya es parte de nuestro entorno y de cómo nos relacionamos, pero también comienza a ser parte de soluciones para las grandes ciudades. En este sentido, los sistemas que analizan el congestionamiento del tránsito para ofrecer soluciones, los sensores de calor para analizar el comportamiento de las personas en tiempo real o para realizar estudios posteriores, aplicaciones digitales para establecer dónde hay lugar para estacionar, entre otras, son parte de algunas de esas soluciones que ofrece el “big data” y la transformación digital.

La idea es recabar digitalmente todo tipo de información que producen los movimientos de las ciudades, en espacios cerrados como un evento (recital, shoppings, etc.) o en espacios abiertos (el centro o los accesos de una ciudad) y así establecer políticas públicas o iniciativas privadas que permitan dar soluciones de una manera innovadora, rápida y reduciendo fuertemente el margen de error ya que el uso de los datos digitales lo permite.

Sobre el concepto “Smartsteps” (pasos inteligentes), Emanuel Velazquez, Gerente del Segmento Empresas y Negocios de la región Patagonia de Telefónica, explicó que “esto ya es un hecho en la ciudad de Neuquén y ofrece soluciones a través de la señalización de las antenas de Telefónica mostrando un mapa interactivo con los movimientos de origen y destino de las personas en la ciudad”.

En turismo, se puede obtener información
acerca de dónde provienen los visitantes

La idea es que Neuquén realice políticas públicas con esa información para el mejoramiento del tránsito, por ejemplo, con el transporte urbano. Hoy la ciudad neuquina se colapsa a diario en el centro debido a la gran cantidad de vehículos. Desde el gobierno municipal una de las iniciativas que tienen en agenda, producto de la información digital recibida, es la modificación en ingresos y egresos al centro y del trayecto del transporte público.

Horacio Quiroga, Intendente de la ciudad de Neuquén, dijo que “la idea es medir todo lo que se pueda medir para que los que gobernamos tengamos datos concretos para poder tomar decisiones”. Y agregó que “nuestro objetivo es poder convertir a Neuquén en una ciudad inteligente. Esto significa poder acceder a datos sobre todo lo que podamos medir”, explicó Quiroga.

Según Quiroga, la ciudad gastó $147 millones en el sistema que comenzó a desarrollarse en septiembre y que va a contar con paneles solares en las paradas de colectivos y cargadores de teléfonos celulares para uso público.

Neuquén tendrá paneles solares en paradas de
colectivos y cargadores de celulares públicos

Este gran cúmulo de información recabada (“big data”) también sirve, por ejemplo, para detectar nuevos puntos turísticos que no están contemplados. Otro ejemplo puede ser el movimiento que detectan los sensores de calor que analizan a las personas que buscan bancos o cajeros en los centros urbanos. Esta información aparece detallada en los mapas sensoriales y le sirve tanto al sector público como al privado.

Brasil aplicó esta tecnología digital para dar una solución al tránsito. En base a la información recabada sobre los ingresos y egresos, la ciudad de Brasilia definió dónde realizar obras de infraestructura como la construcción de puentes para mejorar los accesos diarios.

El tránsito parece ser donde más se aplican estas soluciones, pero para que una ciudad sea más inteligente (como Tokio, Londres o Nueva York por citar algunas) debería desarrollar transformaciones digitales también en otras áreas como la digitalización de los expedientes y el sector de las compras y contrataciones como mejoramiento del sector publico, el desarrollo de energías renovables o la movilidad en el turismo.

Elena Gil Lizasoain, directora de Luca, la firma de servicios de Big Data de Telefónica, aseguró que “nuestra experiencia en la ciudad de Valencia nos permitió analizar los flujos de las personas para un determinado evento turístico y esto permitió desplegar la infraestructura necesaria.

Pudimos recabar información y saber a qué van los turistas a la ciudad, dónde pernoctan, por cuántos días, qué sitios visitan, entre otros datos, para ofrecer mejores servicios o atraer turistas a nichos nuevos de la ciudad”. También comentó que realizaron relevamientos de big data en Mallorca, Tenerife y Madrid.

En el caso del turismo, se puede obtener información acerca de dónde provienen los visitantes. Gil Lizasoain también dijo que “el big data ayuda a tomar decisiones en base a datos reales. El objetivo es mejorar la vida cotidiana tanto para el sector público como para el privado. Esto es lo fundamental”. Y agregó que “con el big data sabemos cuales son las demandas pero también podemos predecir las demandas futuras y anticiparnos a lo que va a suceder”.

Por lo general esta idea de ciudades inteligentes se cree que se aplica para grandes ciudades del mundo, pero en Argentina puede servir para Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, aunque también puede ofrecer soluciones para ciudades medianas de otros distritos del país.

image_print