Oct 11 2016 - 22:03

Los empresarios quieren saber hacia dónde va el Gobierno

                       

Fernando Alonso
Director Periodístico

falonso@diariobae.com

La contradicción económica paralizan las decisiones

El clima festivo seguramente dominará este 52 Coloquio de Idea -casi considerado como una revancha después de los ataques que sufrió en la última década- aunque el contexto político, social y económico esté muy lejos de lo que imaginaron cuando Mauricio Macri triunfó en las elecciones y pasó a liderar un gobierno al que muchos denominan “de los CEO” por la presencia de hombres de negocios encumbrados a los lugares más destacados del gabinete nacional.

La CGT abortó a último momento la convocatoria a un paro nacional, la marcha a Congreso para pedir seguridad la protagonizó la misma clase media que los acompaño en las urnas, la inflación volvió al mismo nivel pre devaluación y nada indica que baje de ese piso, la actividad económica se paralizó y no hay combustible -o el que lo tiene no lo presta- para ponerla en marcha.

No era ese el país que se imaginaban hace un año frente al mar los que aún soñaban con el batacazo. Sin cepo, superado el default externo, eliminada las trabas al comercio exterior y con una baja sustancial de impuestos a las empresas, la actividad económica en lugar de dispararse se frenó y todavía se discute se ya se llegó a un piso.

La sensación que se generaliza en el sector privado es de falta de un rumbo claro. Así se expresó el martes en el congreso de la Cámara Argentina de la Construcción, el lugar que probablemente aglutine a quienes se esperaba fueron los grandes ganadores del nuevo modelo.

A diferencia de hace un año, cuando recibieron en Mar del Plata al líder de Cambiemos como candidato con pocas chances de disputar la presidencia y se ilusionaban con la asistencia del oficialista Daniel Scioli, que los desplantó como el resto del kirchnerismo en los últimos catorce años, esta vez Macri inaugurará esta noche como Presidente el Coloquio y se espera la presencia de funcionarios caminando los pasillos.

Es un cambio significativo y esperado, pero se demuestra que no es la clave de la recuperación del crecimiento con inclusión y en libertad.

En el centro de la preocupación privada está lo que entienden es la falta de definición sobre el rumbo económico que tomará la gestión de Macri. Algunos ya lo comentan en broma: necesitamos más Franco y menos Mauricio. Son los que apuestan a impulsar el mercado interno a fuerza de inyectar recursos en la economía y tratar de controlar la inflación en crecimiento.

Algunos lo describen como: “Necesitamos
más Franco y menos Mauricio”

En el congreso de los constructores, el titular de la Cámara, Juan Crediack, consideró “clave lograr una agenda de consensos” y para alcanzarlos “necesitamos saber hacia dónde vamos” y por eso, “hoy más que nunca, el mensaje de quienes dirigen el rumbo del país debe ser claro”. Desde el otro sector, probablemente el más beneficiado por el cambio de modelo, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Etchevehere, pidió “fijar un rumbo en forma urgente”. Por ahora, desde la Unión Industrial las voces son más conservadoras, especialmente desde que la conducción de la entidad dejó de estar en manos de los históricos “dueños de empresas” para volverla más profesional. Sin embargo, el diputado José Ignacio de Mendiguren se mantiene como el principal vocero y en los últimos días empezó a advertir que se están marchitando los “brotes verdes” que marcarían el cambio del ciclo económico. Con las vacaciones anticipadas que dispuso la multinacional Arcor para sus 400 empleados -a la que se sumaron los laboratorio Roux-Ocefa, la textil Platex y Unisol que fabrica productos PUMAel parate de actividad dejó de ser exclusivo de las automotrices castigadas por la caída de ventas en Brasil para generalizarse a todo el aparato productivo.

Analistas recomiendan esperar para invertir y
aprovechar mientras la renta financiera

En el último Estudio Sistemático de Expectativas y Humor Social realizado por el Grupo de Opinión Pública (GOP) se detectó -en la medición a fines de septiembre- una mejoría en la percepción de los indicadores económicos y en las decisiones de consumo, acompañada por un repunte de la imagen del Presidente y de su gestión. Ese clima reflejó el impacto en las familias de la suspensión de los aumentos de tarifas de gas. Pero en octubre comenzaron a regir, y tendrán que hacer frente al pago por los consumos no facturados en el invierno lo que podría volver a alterar el humor social.

En los reclamos para fijar un rumbo está reflejada la interna entre el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, y el premiado como el mejor ministro de Finanzas del año, Alfonso Prat Gay. Esa misma interna minimizada por Macri como una “diferencia sana” entre “dos personas muy valiosas” es la que observan los analistas que preparan los informes que leen en las empresas, especialmente las grandes multinacionales cuyas inversiones se esperaban que arriben a granel. Mientras, las órdenes que se cursan buscan aprovechar la renta en pesos en un esquema de virtual seguro de cambio.

image_print